martes, 12 de agosto de 2014

"La detective miope", de Rosa Ribas

Editorial Viceversa
Año de edición: 2010



Sinopsis:


«¿Sabes que entre ti y cualquier persona en el mundo hay como mucho seis grados de separación?»
¡Era tan simple y a la vez tan complejo! Noté cómo la idea se abría paso en la masa cerebral traspasándola como una bala.

Es así como se enciende una luz en la cabeza de Irene, que decidirá descubrir qué sucedió un trágico 2 de junio que marcó su vida para siempre. Desde entonces, Irene no ha hecho más que perder dioptrías y cordura, hasta que el descubrimiento de esta teoría le da fuerzas para volver a ejercer como investigadora.

Rosa Ribas esboza con maestría la complejidad de la mente humana y nos brinda una protagonista que nos cautivará. Y lo hace en una novela intimista con sutiles guiños de humor.
.................................................................................................

Estupenda novela que va más allá de la literatura policiaca. Rosa Ribas, a la que conocía por su serie protagonizada por la comisaria Cornelia Weber-Tejedor, nos presente a Irene Ricart y su investigación de varios casos en una agencia de detectives en la que empieza a trabajar con el fin de llegar a averiguar quién mató a su marido y a su hija. Pero estamos ante algo más que la narración de una o varias investigaciones; Rosa nos habla de la obsesión y la locura, nos presenta a unos personajes y situaciones que a veces rayan el absurdo o el esperpento (una "cantante calva", un transformista hawaiano de pretendido origen aristocrático, un comerciante con una extraña enfermedad...), y teje un conjunto de tramas bien hiladas que parecen confluir en la investigación principal que motiva la vida de la protagonista y que finalmente nos conducen a un final inesperado.

La historia está narrada en primera persona, contándonos poco a poco el drama pasado por Irene, que intuimos desde el principio pero no queda claro hasta bien entrada la novela, y con una detallada exposición de los pensamientos de la protagonista que pasa de momentos en los que parece absolutamente cuerda y clarividente a otros en los que nos encoge el corazón ver cómo narra con absoluta naturalidad actitudes y actos que muestran un claro desequilibrio. El lector se debate entre la admiración y la compasión por el personaje, acompañándola en la investigación, sorprendido primero de que parezca funcionar el extraño razonamiento que le ha movido a ponerse a trabajar -ir avanzando entre los grados de separación que supuestamente la separan de quienes mataron a su marido y a su hija- y sorprendido también finalmente de que efectivamente haya funcionado, pero por motivos distintos a los que ella originalmente pensaba.

No esperéis una novela de final feliz, aunque tampoco es una tragedia. En cualquier caso, es una muy buena novela de una escritora extraordinaria. Es una pena que no se la promocione tanto como a otros escritores mucho más mediocres. Yo, de momento, voy a intentar ponerme pronto con otra de sus series, la protagonizada por la periodista Ana Martí, escrita a cuatro manos con la alemana Sabine Hofmann: "Don de lenguas" y "El gran frío". Ya os contaré.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...