domingo, 22 de septiembre de 2013

"Muerte en el seminario", de P.D. James

Editorial Zeta Bolsillo
Edición 2006
Título original "Death in Holy Orders"
Edición original: 2001
Traducción: María Eugenia Ciocchini Suárez

Sinopsis:

Adam Dalgliesh regresa a la costa de East Anglia, escenario de sus años de juventud, para investigar la muerte de un joven seminarista que estudiaba en la Universidad de Saint Anselm. La visita, sin embargo, no le trae sólo nostálgicos recuerdos, sino que le enfrenta a una sucesión de horrores, de extrañas relaciones entre los religiosos y los profesores que conviven en el lugar, además de encubiertos intereses por los bienes que guarda la comunidad formada por clérigos y seglares.
...............................................................................................................................................

¿Cómo podía decir que me gusta la novela policiaca y no haber leído nada de P.D. James? Bueno, sí, leí "Todo lo que sé sobre novela negra", pero ninguna de sus novelas. Tenía que poner remedio a esto y me decidí por "Muerte en el seminario", uno de los últimos libros del comisario Dalgliesh porque la sinopsis me pareció intrigante.

Me encantó el principio del libro, con el diario de una de las empleadas del seminario que relata cómo encontró el cadáver del joven seminarista cuya muerte será la que lleve al comisario a investigar en el seminario. El estilo de la autora me pareció tan... británico, con el protagonismo del paisaje en que se desenvuelven los personajes, los modales de estos, tan comedidos y flemáticos, la importancia de los detalles, las conversaciones tan "civilizadas"... No pude evitar acordarme de Agatha Christie, la escritora con la que me enganché a la novela policiaca. Seguro que P,D, James tienen diferencias importantes (no voy a hacer aquí un análisis literario), pero no hay duda de que sus obras tienen muchos elementos en común.

El libro avanza en el mismo estilo incrementando el interés del lector casi hasta el final; y digo "casi" porque las últimas páginas me desilusionaron un tanto. Esperaba un final más típico de novela antigua (ya sé que no es una novela antigua, pero tiene ese aire que nos hace pensar en detectives clásicos y no en el siglo XXI), más de esos en los que el detective se da cuenta de repente de un detalle que había pasado por alto y que le hace descubrir quién es el asesino, o una típica escena de las novelas de Christie en la que el comisario reúne a los sospechosos y descubre delante de todos quién es el culpable (se ve que me dejé llevar por las similitudes que encontré entre ambas autoras). Aquí asistimos más bien a una investigación detallada que va avanzando poco a poco y nos acerca a la verdad sin que al final conocer quién es el culpable nos produzca ninguna sorpresa. Por otra parte, la reacción final del asesino me parece un tanto exagerada y traída un tanto por los pelos, más bien parece que la autora pretendía dar algo de emoción al final, pero a mí me parece un tanto forzada.

Pese a mi decepción con el final, tengo que recomendar este libro a los amantes del  género. Si te gusta la novela policiaca, debes leer a P.D. James, es un referente que no te puedes perder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...