miércoles, 27 de noviembre de 2013

"La verdad sobre el caso Harry Quebert", de Jöel Dicker

Editorial Alfaguara
Año: 2013
Título original: "La vérité sur l’affaire Harry Queber"
Traductor: Juan Carlos Durán Romero
Edición original: 2012

Sinopsis:

Quién mató a Nola Kellergan es la gran incógnita a desvelar en esta incomparable historia policíaca cuya experiencia de lectura escapa a cualquier intento de descripción. Intentémoslo: 
Una novela de suspense a tres tiempos -1975, 1998 y 2008- acerca del asesinato de una joven de quince años en la pequeña ciudad de Aurora, en New Hampshire. 
En 2008, Marcus Goldman, un joven escritor, visita a su mentor -Harry Quebert, autor de una aclamada novela- y descubre que éste tuvo una relación secreta con Nola Kellergan. Poco después, Harry es arrestado y acusado de asesinato al encontrarse el cadáver de Nola enterrado en su jardín. 
Marcus comienza a investigar y a escribir un libro sobre el caso. Mientras busca demostrar la inocencia de Harry, una trama de secretos sale a la luz. La verdad sólo llega al final de un largo, intrincado y apasionante recorrido.
..................................................................................................................................

“La verdad sobre el caso Harry Quebert” ha sido uno de los bombazos literarios del año, así que la mayoría de los que leáis esto sabréis ya de qué va y quién es su autor, pero si queréis leer más sobre Joël Dicker, podéis acceder a su sitio oficial aquí.

Su primera novela, "Los últimos días de nuestros padres", que Alfaguara publicará en 2014, está basada en la desconocida historia de una unidad de inteligencia británica encargada de entrenar a la resistencia francesa durante la Segunda Guerra Mundial y resultó ganadora en 2010 del Premio de los Escritores Ginebrinos. 

Su segunda novela, "La verdad sobre el caso Harry Quebert", ha sido descrita como un cruce entre Larsson, Nabokov y Philip Roth, ha recibido el favor del público y de la crítica más exigente y ha sido galardonada con el Premio Goncourt des Lycéens, el Gran Premio de Novela de la Academia Francesa y el Premio Lire a la mejor novela en lengua francesa. Su traducción a treinta y tres idiomas la confirma como el nuevo fenómeno literario global.

Aquí os dejo una interesante entrevista con el autor en El País. La verdad es que es un tipo con suerte y si no ya me diréis cómo se explica que una novela tan poco extraordinaria se convierta en un fenómeno editorial. Alguien ha debido de pensar “este chico tan guapete da una buena imagen, tiene un libro con una buena idea y se parece mucho a su propio personaje, vamos a ver cuánta pasta sacamos de este asunto”. Una tremenda campaña publicitaria y un par de premios ¿merecidos? hizo el resto. 

Reconozco que el autor cuenta con una buena materia prima: una historia poco corriente y una estructura pensada para intrigar al lector, impactarle y hacer cambiar sus ideas varias veces a lo largo de la narración cada vez que pensaba que ya lo tenía todo claro. Sin embargo, los personajes resultan en conjunto bastante flojos, especialmente los protagonistas, Marcus, Harry y Nola; esta última me ha puesto particularmente de los nervios a lo largo de todo el libro porque como joven enamorada me ha resultado terriblemente “plasta” y sin sustancia. En cuanto a Harry, no me son nada simpáticos los tipos de treinta y cuatro años que se enamoran de quinceañeras, pero esa no es razón para criticar el planteamiento o la construcción que un autor hace de un personaje; sí lo es el que consiga que resulte patético en vez de vicioso, seductor, ambas cosas a la vez o cualquier adjetivo que nos haga pensar en alguien con más “garra” y que dé menos grima. Finalmente, opino que Marcus realiza una investigación que avanza a pesar suyo, es decir, que como investigador me parece bastante malo, y sirva como ejemplo el golpe final de la novela sobre la familia de Nola (no voy a contarlo por no destripar datos fundamentales a quien no lo haya leído): es muy efectista para los lectores, pero impensable que un investigador pase algo así por alto (y estoy pensando realmente no en Marcus, sino en el policía con el que colabora).

El ritmo de la novela me pareció muy lento al principio (de hecho, tuve tentaciones de abandonar tras las primeras cien páginas), aunque fue remontando poco a poco. La parte más dinámica, sin duda, es la última, casi demasiado, pues no puedes evitar comparar con lo anterior y preguntarte cómo no han averiguado todo eso antes, qué han estado haciendo realmente hasta entonces.

Tengo que señalar que lo que me parece más destacable de la novela son algunos de sus secundarios, que creo que están mucho mejor definidos y tienen más interés humano que los personajes principales. Así, Tamara Quinn y su esposo Robert protagonizan algunos momentos especialmente intensos emocionalmente y su historia de amor me parece mucho más merecedora de un libro que la de Harry y Nola. Travis y Jenny también resultan bastante interesantes, aunque tienen menos drama que ofrecer. El hallazgo del diario de la Señora Quinn por su marido es un relato corto extraordinario y es de las partes que más me ha impresionado del libro.

Otro aspecto particularmente reseñable del libro es la forma de introducir los capítulos con los consejos sobre literatura que Harry dio en su día a Marcus; suponen, junto con algunas otras partes de la novela, un pequeño ensayo sobre el arte de escribir más allá de la trama policiaca y romántica y al mismo tiempo relacionado con ambas por la forma en que introducen lo que se va a desarrollar luego en el capítulo. Esto creo que está muy bien conseguido por Dicker.

Como podéis ver no es que el libro me haya gustado especialmente. Exceptuando la primera parte, diría que simplemente me ha entretenido y que aunque ya al principio sospechaba que las cosas no eran cómo nos las estaban contando, no puedo decir que adivinara quién era el asesino, así que se ha mantenido mi interés por averiguarlo hasta el final, aunque considere que todo es un poco tramposo porque hay líneas de la investigación que no queda nada claro por qué no se siguieron y eso te deja una cierta sensación de poca verosimilitud. En fin, que "no está mal", pero no puedo recomendarlo ni como novela policiaca ni como novela de amor. Como historia de amor no transmite nada de pasión y como novela de misterio o de crímenes, las hay que os harán disfrutar mucho más con una buena investigación y unos buenos personajes. Para pasar el rato y estar al día de los bombazos literarios, sin más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...