miércoles, 9 de julio de 2014

"La redención y la muerte", de Lena Svensson

Editorial Vestales
Año de edición: 2011

Sinopsis:

Greta Lindberg regresa a Mora, su ciudad natal, en la región central de Suecia, para hacerse cargo de una librería. Decide llamarla Némesis y dedicarla, exclusivamente, a los libros de misterio que la apasionan. Establece un club de lectura en el que se inscriben varias mujeres de la ciudad. Pronto, una de ellas muere inesperadamente. Donde la policía –incluido el padre de Greta, el inspector Karl Lindberg– ve una muerte natural, ella supone un asesinato: la letra se ha hecho carne, la tinta sangre, ha brotado de los libros que leen en el club y se ha instalado entre ellas.

Con una secuencia que va de la premeditación asesina a la violencia y la tortura, la novela se construye con los irrespirables secretos de un pequeño pueblo. Habitada por personajes memorables como el atormentado y mujeriego teniente Stevic, la pragmática sargento Nina Wallström, la fotógrafa Hanna Windfel o la chismosa local, Pernilla Apelgren; la trama se articula con precisión y no exenta de cierto humor.
...................................................................................................................

Llegué a este libro por casualidad y me enteré de que Lena Svensson es una autora argentina  que escribe nada más ni nada menos que bajo cuatro pseudónimos: su verdadero nombre es Andrea Yungblut  y desde 2007 escribe novelas románticas como Andrea Milano, novelas de suspense como Sienna Anderson, novela eróticas como Breeze Baker y novela negra como Lena Svensson. Me picó la curiosidad y eso, junto a algunas opiniones en compartelibros.com que decían que el libro era sencillo, pero entretenido y que recordaba a los de Agatha Christie, me animaron a probar. Craso error.

No me ha  gustado esta novela, ni su protagonista, ni los personajes, ni la ambientación, ni la trama. Para empezar, la ambientación en Suecia me parece un burdo truco para enganchar al público aprovechando la moda de las novelas nórdicas de misterio, pero no resulta nada lograda. Mencionar el frío, la nieve y varios nombres escandinavos no es suficiente para crear un ambiente determinado. Los personajes no me resultan convincentes como nórdicos, no se parecen al tipo de personas que se refleja, en diferentes versiones, en los múltiples autores escandinavos que he leído. Son demasiado lights (más tipo "cozy mistery", pero muy poco auténticos). Además, la trama avanza de forma lenta y poco creíble, resultando que la policía va confiando porque sí en las intuiciones de Greta y tomando decisiones muy poco profesionales, más de "comisaría de pueblo", lo que no cuadra con unos policías que están trabajando incluso en tramas de crimen organizado. 

El hecho de que la novela esté plagada de giros argentinos supongo que tampoco me ha ayudado a que la historia "sueca" me resulte convincente, pero esto es una tontería mía, simplemente es que no estoy acostumbrada a ese español (salvo en novelas que transcurren en Argentina, como las de Claudia Piñeiro, que me encanta). En este sentido, sin embargo, me resulta chocante que la autora haya renunciado al "voseo" y sin embargo no a múltiples expresiones y giros propiamente argentinos. Supongo que quería utilizar un español más "internacional". Bueno, esto no es ni bueno ni malo, simplemente me ha descentrado un poco.

En fin, que no creo que repita con esta autora, que no se parece en nada a su admirada Agatha Christie. Eso sí, puede que lea algo de otra admirada autora suya a la que no conocía: Lynda La Plante

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...