sábado, 2 de febrero de 2013

"Deja en paz al diablo", de John Verdon

Roca Editorial
Junio 2012
Título original: Let the devil sleep
Traductor: Javier Guerrero

Sinopsis:


Nada es nunca lo que parece. Y menos si David Gurney está involucrado.

Han pasado seis meses. David Gurney apenas ha conseguido reincorporarse a una cierta normalidad después de haberse encontrado al borde de la muerte tras resolver el caso más peligroso al que se había enfrentado.

Madeleine, su esposa, está preocupada; Gurney ha sido diagnosticado con síndrome de estrés post traumático y nada parece alegrarle. Días después el ex detective recibe una llamada. Connie Clarke, la periodista que creó la leyenda de superpoli y lo catapultó a la fama quiere pedirle ayuda. Su hija Kim está realizando un documental sobre las familias de las víctimas de un asesino en serie al que nunca atraparon, el Buen Pastor, y Connie quisiera que Gurney supervisara sus investigaciones y la guiara. En parte por aburrimiento y en parte por hacerle un favor a Connie, Gurney acepta.

Sin embargo, esto no será más que el principio. Incapaz de ponerle coto a su curiosidad y a su necesidad de resolver cada una de las incógnitas que se le presentan, David Gurney se verá arrastrado a una investigación para descubrir la verdadera identidad del asesino. Un asesino que es tan imprevisible como peligroso, un diablo al que convendría dejar en paz.
..................................................................................................................................

Creo que "Deja en paz al diablo"  es la peor novela de las tres protagonizadas hasta ahora por el detective Gurney. El personaje sigue con su personalidad introspectiva y sus inseguridades, que resultan quizás un poco cansinas para los que hemos leído los libros anteriores, y su relación con su mujer resulta mucho más fría de lo que cabía esperar después del final del libro anterior, limitándose a conversaciones en la cocina (¡esa mujer se pasa la vida cortando verduras y él no da un palo al agua, por cierto!), a vidas poco menos que paralelas y a un par de abrazos y miradas tiernas que resultan más tristes que románticas. Hablando de su vida, ¿alguien entiende cómo se puede retirar un policía a los 45 años y comprarse una casa estupenda en el campo que, por cierto, no cuida nadie más que su mujer, porque él no parece hacer gran cosa?

En cuanto a la investigación, avanza muuuuy lentamente, llegando a cansar, sobre todo si te pasa como a mí, que tenía claro desde que el protagonista empieza a manifestar sus dudas sobre la investigación que se llevó a cabo hacía diez años, el por qué de los crímenes del Buen Pastor, algo que resulta bastante evidente si has leído (seguró que John Verdon lo ha hecho) "El misterio de la guía de ferrocarriles", de Agatha Christie (no es que yo sea listísima, es que el autor da muchas pistas).

En fin, que tenéis cosas mucho mejores para leer. Por mi parte, espero ansiosamente la nueva entrega de las aventuras del departamento Q de Jussi Adler-Olsen en su "Expediente 64", que se publica este mes de febrero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...