domingo, 11 de octubre de 2015

"Un día perfecto", de Fernando León de Aranoa

Título original: A perfect day
Dirección: Fernando León de Aranoa
País: España
Año:2015
Duración: 105 min
Género: Comedia dramática 
Interpretación: Benicio del Toro (Mambrú), Tim Robbins (B.), Olga Kurylenko (Katya), Mélanie Thierry (Sophie), Fedja Stukan (Damir), Eldar Residovic (Nikola). Guion: Fernando León de Aranoa; basado en la novela “Dejarse llover”, de Paula Farias
Distribuidora: Universal Pictures Intenational Spain
Estreno en España: 28 Agosto 2015
Calificación por edades: No recomendada para menores de 12 años

Sinopsis:


En una zona en guerra, en la que los cascos de las Naciones Unidas tratan de controlar la situación, varios personajes viven sus propios conflictos; Sophie (Mélanie Thierry) quiere ayudar a la gente, Mambrú (Benicio del Toro) quiere volver a casa, y Katya (Olga Kurylenko) quiso una vez a Mambrú. Por su parte Damir (Fedja Stukan) quiere que la guerra termine, Nikola (Eldar Residovic) quiere un balón de fútbol, y B (Tim Robbins) no sabe lo que quiere. Un grupo de cooperantes trata de sacar un cadáver de un pozo en una zona de conflicto. Alguien lo ha tirado dentro para corromper el agua y dejar sin abastecimiento a las poblaciones cercanas. Pero la tarea más simple se convierte aquí en una misión imposible, en la que el verdadero enemigo quizá sea la irracionalidad. Los cooperantes recorren el delirante paisaje bélico tratando de resolver la situación, como cobayas en un laberinto. (FILMAFFINTY)
...............................................................................................................................

Supongo que Aranoa es sobradamente conocido, y no solo en España, pero no está de más recordar algunas cosas sobre él.  Un día perfecto es el sexto largometraje del realizador después de Familia (1996), Barrio (1998), Los lunes al sol (2002), Princesas (2005) y Amador (2010), una producción de Reposado (la productora de Aranoa) y de Mediapro; también ha dirigido tres documentales —Invisibles (2007), Caminantes (2001) y Primarias (1998)— y un cortometraje, Sirenas (1994). Todos estos trabajos le han valido diez nominaciones a los premios Goya, cinco de ellas con premios: mejor documental por Invisibles, mejor director por Los lunes al Sol, mejor director y mejor guión adaptado por Barrio y mejor dirección novel por Familia. A esto se suma que ha sido reconocido en tres ocasiones en el Festival de Cine de San Sebastián y otra en el Festival Internacional de Valladolid.

De momento Un día perfecto no ha ganado ningún premio, aunque fue una de las diez películas preseleccionadas para el premio LUX  que otorga el Parlamento Europeo desde 2007.  No obstante, queda camino por delante y creo que seguiremos oyendo hablar de esta obra.

Dice el director que la película "es un drama dentro de una comedia, dentro de una road movie, dentro de una película bélica". Ciertamente tiene un poco de todo eso; todo cabe en esta película donde humor, dolor, trabajo, compromiso, miedo, rutina, burocracia, rebeldía y mucho más se mezcla para acabar configurando lo que puede ser un día perfecto... o no.

La película está inspirada en el libro de Paula Farias Dejarse llover, que ha sido recientemente reeditado. Podéis leer varias entrevistas a esta escritora y cooperante de Médicos sin Fronteras, ONG que también presidió, y conocer un poco más sobre ella y sobre su trabajo. Os propongo por ejemplo el artículo que recoge RTVE y una reciente entrevista en CADENA SER

La acción en el libro transcurre en algún lugar de Kosovo y Aranoa la traslada a Bosnia, pero el lugar podría ser cualquier país en guerra, pues la historia se centra en los personajes y en cómo afecta el conflicto a la vida cotidiana, en lo absurdo del enfrentamiento, en el afán de supervivencia, en la humanidad de las víctimas y de quienes intentan ayudar, en la burocracia y la normativa administrativa que entorpece y en los esfuerzos de casi todos por seguir adelante a pesar de todo. Afortunadamente, el sentido del humor no se pierde, aunque sea a veces muy negro, porque las situaciones dramáticas son muchas y podría ser una película muy dura pero se hace más digerible gracias a ofrecer un punto de vista más humano y desdramatizador. A algunos esto hace que se les quede corta, a mí me parece que te hace más comprensible e incluso más cercano el mundo que refleja y que puedes empatizar más con los personajes. Cuestión de gustos, supongo, y quizás también de perspectivas, de formas de mirar la vida. Dice la autora en alguna entrevista que ella y Fernando León de Aranoa, con quien ha colaborado estrechamente en el guión, tienen las mismas gafas de mirar el mundo; será que yo uso las mismas gafas.

Si os animáis, Suma de Letras acaba de reeditar Dejarse llover, de Paula Farias, con prólogo de Fernando León de Aranoa que podéis leer aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...