domingo, 7 de junio de 2015

"El escándalo de la sufragista", de Courtney Milan

Editado por la autora en Amazon
2014
Titulo original: "The Suffragette Scandal"
Traductora: Ángeles Aragón López

Sinopsis:

Una sufragista idealista…

La señorita Frederica Marshall, “Free”, había puesto su alma y su corazón en su periódico, famoso por apoyar sin reservas los derechos de las mujeres. Naturalmente, sus enemigos estaban empeñados en destruir su negocio y silenciarla de una vez por todas. Free se negaba a colocarse contra las cuerdas… pero necesitaba más espacio y lo necesitaba ya.

… un granuja endurecido…

La familia de Edward Clark lo había abandonado para que muriera en una comarca en guerra y él había sobrevivido del único modo que había podido, convirtiéndose en un granuja y un falsificador de primera. Cuando la misma familia que lo había dejado por muerto juró arruinar a la señorita Marshall, él le ofreció su ayuda. ¿Y qué si tenía que mentirle? Ella no era más que un peón en su venganza.

… y un escándalo de siete años.

Pero la incontrolable señorita Marshall no tardó en conquistar a Edward. Cuando él se dio cuenta de que su cínico corazón le pertenecía a ella, era demasiado tarde. El único modo de frustrar a sus enemigos era revelar su escandaloso pasado… y cuando la mujer que amaba descubriera lo mucho que le había mentido, la perdería para siempre.
............................................................................................................

Este es el último libro de la serie de los Hermanos Siniestros (bueno, después hay una novelita corta que comentaré en otra entrada) y como en libros anteriores, aunque el título de la serie hace referencia a sus protagonistas masculinos, en estos libros las protagonistas indiscutibles son las mujeres. Aquí la protagonista es una mujer extraordinaria y nada corriente en las novelas románticas: no una dama de la nobleza, sino una periodista, una mujer independiente económicamente y que lucha por la igualdad de derechos de la mujer en la Inglaterra de 1877. En la novela la llaman "sufragista" y es interesante leer la nota de la autora al respecto del título del libro y del uso (o no) de este término en el siglo XIX. Como siempre, Courtney Milan se documenta muy bien y nos ofrece además de una trama romántica facetas de la época de los protagonistas poco exploradas en general en la novela romántica.

El personaje de Free es perfecto. Su carácter, sus diálogos, sus pensamientos, lo que hace y lo que dice, su relación con los demás personajes... Creo que Courtney Milan ha trabajado mucho el personaje y eso se nota. Edward, el protagonista masculino, no me acaba de convencer tanto, no porque no crea que está bien trabajado, sino quizás porque se acerca más al tópico de protagonista de novela romántica, por muy original que sea su pasado y cómo se ha enfrentado a él; al fin y al cabo, nos encontramos con un noble enfrentado a su familia y que rechaza sus orígenes, lo cual no es algo generalizado en las novelas románticas, pero tampoco muy extraño.

La historia tiene otros alicientes con respecto a otras del género. El tema de la homosexualidad en el siglo XIX, por ejemplo, masculina y femenina. En un caso, simplemente se insinúa y se nos muestra una relación ya consolidada, en otro, asistimos al comienzo de una relación entre dos mujeres. Y todo ello perfectamente ligado con la trama principal. No se profundiza en esa relación ni en los indudables problemas que tendría que afrontar, pero ya el simple planteamiento llama la atención. 

Además de lo que he dicho, creo que hay que destacar los diálogos entre Free y Edward,  los que tienen sobre la lucha por la igualdad de derechos de las mujeres, con fragmentos verdaderamente intensos e incluso poéticos:

"- ... Y siempre que Josephine Butler habla a una multitud de hombres, traza con sus palabras una imagen de lo que soportan esos miles de mujeres. Hombres adultos lloran al oírla, y día a día vamos astillando esa pared. Algún día caerá -Free alzó la barbilla y lo miró a los ojos-. Usted ve un río corriendo sin fin. Ve una triste colección de mujeres con dedales, sacando entre todas cantidades intrascendentes de agua.

Edward no dijo nada.

- Pero nosotras no intentamos vaciar el Támesis —le explicó ella—. Mire lo que estamos haciendo con el agua que retiramos. No se desperdicia. La utilizamos para regar nuestros jardines, brote por brote. Estamos cultivando campánulas y tréboles, donde antes solo había un desierto. Usted solo ve el río, pero a mí me importan las rosas."

Y aquellos que son sobre ellos mismos, aquellos en los que hablan de sus sentimientos:


"- Todo lo suyo me importa -él se inclinó hacia delante-. No debería. Yo no dejo de decirme que no debería, que solo habla la lujuria. Pero siempre que hablamos, usted vuelve mi mundo del revés -sonrió, pero su sonrisa era tensa y cansada.

- Se equivoca de nuevo. El mundo empezó estando del revés. Yo solo intento enderezarlo.

- Sea como sea, usted me produce un grandísimo vértigo -declaró él."

"-No quiero que tengas que transigir -dijo Edward-. Te quiero sin doblegarte.

Pero Free estaba dormida y no hubo respuesta por su parte.
- Te amo -le dijo Edward-. Quiero darte lo que desea tu corazón, no pasar el resto de mi vida sabiendo que te he robado tus sueños."

Por último destacaría el final, que me ha parecido muy apropiado para la historia, tan utópico y a la vez tan realista. No os lo voy a contar, baste decir que creo que la autora encuentra una buena solución a lo que Edward y Free pueden hacer en el futuro con su riqueza y su título sin dejar de ser ellos mismo.

También hay algunas debilidades en el libro, claro. El personaje del hermano, el "malo" de la historia, está quizás demasiado simplificado, es casi una caricatura. Y los amigos de Edward, los Saughnessy están muy poco aprovechados en la historia, quizás podrían haber tenido más diálogo, mayor presencia. Sobre el tema de la homosexualidad también podría haberse profundizado, pues se queda en algo interesante que se apunta pero que resulta poco más que anecdótico... Pese a todo, me parece una novela francamente buena y que aporta una mirada  sobre las mujeres (y hombres) del siglo XIX diferente  a la que muchas autoras nos tienen acostumbradas. Es una suerte que Courtney Milan se interese por este tipo de personajes y nos los acerque con tanta maestría. Esperemos poder disfrutando de ellos mucho tiempo.

2 comentarios:

  1. Me alegro muchísimo que te gustara este libro. A mí me encantó, como prácticamente todo lo de Courtney Milan. Desde luego es una novela por encima de la media, recomendable a cualquiera que le guste la novela romántica. Como la leo en inglés nada más salir, tengo la duda de qué tal están sus traducciones, ¿algo reseñable al respecto?

    ResponderEliminar
  2. Me pareció muy bien escrita, con diálogos que transmiten profundidad y poesía y vocabulario bien escogido. No recuerdo nada negativo que me llamara la atención. Creo que la traductora hizo muy buen trabajo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...