martes, 11 de noviembre de 2014

"One starlit night", de Carolyn Jewel

Incluido en la antología "Seven wicked nights"

Sinopsis:

Diez años lejos de Doyle's Grange no son suficientes para que el Vizconde Northword olvide a Portia Temple y el apasionado idilio que vivieron en su adolescencia. Portia, sin embargo, está a punto de casarse con otro hombre... y Northword no puede evitar interferir.
.................................................................

Esta novela apareció primero en la antología "Midnight Scandals" con obras de las autoras Courtney Milan y Sherry Thomas, dos autoras que me encantan, así que me parecen una buena tarjeta de presentación para esta escritora que no conocía, aunque en Estados Unidos es una autora muy galardonada y con montones de libros de romance histórico y paranormal.

El planteamiento de la historia me ha resultado original dentro de lo que se ve habitualmente en este tipo de libros, donde llega un momento, si has leído mucho, en el que parece que los argumentos se repiten continuamente. Entendedme, sé que si los reduces a lo más simple muchos argumentos son repetitivos en todos los géneros literarios y que lo realmente novedoso es la forma de plantearlos, la forma de contar la historia o el tipo de personajes, pero de vez en cuando se agradece una idea nueva.

La autora nos va dosificando la información sobre la relación que mantuvieron los protagonistas en su adolescencia y va explorando con mucha profundidad sus sentimientos. Definitivamente, es una novela de sentimientos y emociones, no de acción. De hecho, si bien los sentimientos y la intensidad de la relación entre los protagonistas es el punto fuerte de la novela, la evolución de los hechos es su punto flaco. La situación va evolucionando de forma un tanto forzada. Pasan los días sin que entendamos muy bien por qué esos dos no vuelven a estar definitivamente juntos ahora que él está viudo si está claro que se siguen queriendo. Poco a poco vas sabiendo más sobre su pasado e intuyendo que Portia se siente culpable por lo que pasó y no puede perdonarse y confiar en que lo suyo puede funcionar y que él la habrá perdonado, pero no me acaba de resultar completamente creíble.

Lo que tampoco me parece bien hilado es el último capítulo, que describe una escena sexual muy intensa y muy bien contada, pero sin que resulte muy convincente que entonces Portia por fin diga que sí a Crispin cuando no ha pasado nada nuevo que sea detonante de su cambio de opinión. Da la impresión de que falta algo para llegar hasta ahí. No obstante, en conjunto me ha gustado la historia y creo que si tengo oportunidad volveré a leer algo de Carolyn Jewel.

De lo mejor de la novela, además de la profundidad en la narración de los sentimientos, son las escenas con la cuñada de Portia, Eleanor, un personaje insufrible para cualquier mujer del siglo XXI, pero que resulta completamente convincente: leyendo sus expresiones y opiniones te parece estar ante cualquiera de las ñoñas damiselas del mundo austiniano, por citar un referente muy conocido para la mayoría (evidentemente no me estoy refiriendo a las mujeres de carácter tipo Elizabeth Bennet, sino a otras de las que te podías encontrar en las reuniones sociales de la época).


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...