domingo, 20 de mayo de 2012

"El abuelo que saltó por la ventana y se largó", de Jonas Jonasson

 
Editorial Salamandra
Año de publicación: 2012
País: Suecia
Título original: "Hundraåringen som klev ut genom fönstret och försvann är författaren"
Traductora: Sofía Pascual Pape

Sinopsis:

Momentos antes de que empiece la pomposa celebración de su centésimo cumpleaños, Allan Karlsson decide que nada de eso va con él. Vestido con su mejor traje y unas pantuflas, se encarama a una ventana y se fuga de la residencia de ancianos en la que vive, dejando plantados al alcalde y a la prensa local. Sin saber adónde ir, se encamina a la estación de autobuses, el único sitio donde es posible pasar desapercibido. Allí, mientras espera la llegada del primer autobús, un joven le pide que vigile su maleta, con la mala fortuna de que el autobús llega antes de que el joven regrese y Allan, sin pensarlo dos veces, se sube con la maleta, ignorante de que en el interior de ésta se apilan, ¡santo cielo!, millones de coronas de dudosa procedencia. Pero Allan Karlsson no es un abuelo fácil de amilanar. A lo largo de su centenaria vida ha tenido un montón de experiencias de lo más singulares: desde inverosímiles encuentros con personajes como Franco, Stalin o Churchill, hasta amistades comprometedoras como la esposa de Mao, pasando por actividades de alto riesgo como ser agente de la CIA o ayudar a Oppenheimer a crear la bomba atómica. Sin embargo, esta vez, en su enésima aventura, cuando creía que con su jubilación había llegado la tranquilidad, está a punto de poner todo el país patas arriba. 
...............................................................................................................................................

"El abuelo que saltó por la ventana y se largó"  me ha divertido un montón. Me ha recordado las novelas picarescas y un poco a Forrest Gump, aunque no creáis que es una copia de aquel: el personaje de Jonasson, el centenario Allan Karlsson  tiene su propia personalidad, y sus aventuras y relaciones con grandes personajes de la historia mundial nos recuerdan a Gump pero gozan, digamos, de un estilo propio, son diferentes de las de aquel.

He leído críticas que echan en cara al autor su escaso realismo, el inventarse situaciones disparatadas e increíbles, poco rigor histórico... Creo que están leyendo una novela de humor y, reitero, una novela de pícaros, desde un punto de vista realista e historicista y así, desde luego, no puede gustarles la historia.

Si os decidís a leerla, tened la mente abierta, y estad dispuestos a aceptar que un abuelo centenario puede escaparse por una ventana de la residencia en la que se encuentra y emprender una disparatada aventura a la que cada vez va sumándose más gente, a cual también más disparatada.  Sed capaces de dar por bueno también no sólo lo evidente, que un señor de 100 años ha visto mucho, sino que lo ha podido hacer recorriendo todo el mundo y en ese periplo conocer e influir en personas que han decidido los destinos del mundo. ¿Que no es realista ni plausible lo que se dice que Allan vivió? Ya, pero es divertido, original y creo que está bien hilado y bien narrado.

Me ha parecido una buena historia que está bien contada y además me ha hecho reír. ¿Qué más se puede pedir?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...